¿Qué hacer con los bulbos de amarilis después de que florezcan?

Las amarilis son grandes flores con forma de trompeta que aportan un toque de color a cualquier casa o jardín. Los jardineros suelen empezar con bulbos de amarilis, de aspecto similar al de una cebolla, de los que luego brotan hojas largas y finas y las emblemáticas flores. Las flores de amarilis tienen colores llamativos, pueden medir más de 30 cm de ancho y durar más de siete semanas. Pero después de que esa primera flor empiece a desvanecerse, muchos se preguntarán: ¿qué se hace con las amarilis después de que florezcan?

¿Cuánto tiempo dura la floración de las amarilis?

En condiciones óptimas de cultivo, las flores de amarilis pueden durar de dos a tres semanas por tallo. Pueden florecer hasta muchas semanas si se cultivan a una temperatura ambiente fresca, sin sol directo y con al menos un riego semanal cuando están en crecimiento activo. Algunos tallos de Amaryllis pueden florecer hasta tres semanas si se utilizan como flores cortadas, se seleccionan en el punto de desarrollo de los capullos maduros y se mantienen en el jarrón.

Los fundamentos de la floración

Las amarilis se desarrollan en un entorno con un periodo húmedo de nueve meses y un periodo seco de tres meses. Al imitar este ciclo, puede animar a su planta a volver a florecer después de un periodo seco forzado o de inactividad. Eliminar todo el follaje antes del periodo de inactividad permite al bulbo retener los nutrientes vitales y las reservas de energía. Y lo que es más importante para todas las plantas, proporcione a su amarilis toda el agua y el fertilizante que necesita mientras está creciendo.

Cuándo cortar las hojas de las amarilis

Una vez que las flores empiezan a marchitarse, es mejor cortarlas antes de que empiecen a formar semillas. La creación de semillas extrae nutrientes vitales y energía del resto de la planta. Mantener el bulbo de tu amaryllis sano y lleno de energía disponible es la mejor manera de promover la re-floración.

A medida que el tallo de la flor se seca y empieza a ponerse marrón, recorte las hojas de la amarilis hasta un centímetro del bulbo. Las hojas y los tallos verdes deben dejarse para que continúe la fotosíntesis, el proceso en el que las plantas convierten el dióxido de carbono y el agua en energía utilizando la luz solar. Al permitir que la fotosíntesis continúe, la planta acumulará los nutrientes y la energía necesarios para el siguiente período de floración.

Replantando sus bulbos de amarilis

Si su amarilis necesita ser replantada, el mejor momento para hacerlo es cuando no está en flor. Las plantas prefieren estar en una maceta pequeña con muy poco espacio extra (“en maceta”). La maceta debe ser aproximadamente una pulgada más ancha que el bulbo de amarilis, pero lo suficientemente profunda para que las raíces tengan espacio para crecer.

Añade una tierra que drene bien por debajo y alrededor del bulbo, dejando un tercio del bulbo a la vista. Lo ideal es que la parte superior del bulbo quede por encima del borde de la maceta. Tu maceta debe tener agujeros de drenaje en el fondo para evitar el moho y la putrefacción de las raíces.

Floración continua

A diferencia de otras especies de bulbos, como el jacinto y el tulipán, los bulbos de amarilis no necesitan un periodo de enfriamiento o de inactividad para florecer. Con el entorno y los cuidados adecuados, su planta puede volver a florecer continuamente después de almacenar suficientes nutrientes y crear suficiente energía.

En zonas donde las heladas no son un problema, las amarilis pueden cultivarse en el exterior durante todo el año. De lo contrario, tendrán que estar en el interior durante los meses fríos y en el interior o exterior durante los meses cálidos. Mantener su amarilis a pleno sol (o con la mayor cantidad de sol posible) le permitirá sintetizar la energía necesaria para volver a florecer lo antes posible.

Inactividad forzada

Si vive en una zona con temperaturas invernales muy bajas, o simplemente quiere controlar cuándo florece su amarilis, puede forzar a su planta a entrar en un periodo de letargo. Durante el periodo de letargo, la planta sigue viva pero utiliza muy poca energía y nutrientes. Al ahorrar energía, el bulbo estará listo para crecer cuando se den las condiciones adecuadas (calor y sol).

Una vez que las flores hayan muerto y se hayan recortado, lleva la planta al interior de un lugar oscuro y seco, como un armario o un sótano. Lo ideal es que la temperatura esté entre 50 y 60 grados Fahrenheit. Deja que los tallos y las hojas se sequen y mueran de forma natural antes de recortar el bulbo. También puedes retirar el bulbo del suelo para ahorrar espacio y dejar que descanse tal cual durante este periodo.

No riegue ni abone durante el periodo de latencia, pero compruebe periódicamente si la amarilis tiene moho u otros problemas. Después de dos o tres meses, puede trasladar la planta a un lugar soleado y empezar a regarla y abonarla con normalidad. Este letargo forzado le permitirá intentar programar sus floraciones en torno a determinadas épocas del año o días festivos.

La amarilis de las fiestas

La amarilis se ha convertido en un elemento básico de las fiestas en muchos hogares, con bulbos preplantados en macetas decorativas disponibles para su compra un par de meses antes de las fiestas de invierno. Si desea que su planta existente florezca para las fiestas, deje de abonarla en agosto.

En septiembre, traslade su amarilis a su lugar de reposo y deje de regarla. Recorte el follaje hasta el bulbo cuando empiece a secarse. Sigue los procedimientos de reposo hasta principios de noviembre, cuando podrás volver a colocar tu bulbo en un lugar cálido con luz solar y regarlo como de costumbre.

En el jardín
Si vives en las zonas de rusticidad 8-10 (sin heladas), puedes plantar los bulbos de amarilis en el exterior directamente en tu jardín. Las amarilis de jardín tienden a florecer una vez en primavera y se aletargan durante el invierno si hace suficiente frío. En un lugar suficientemente cálido, es posible que las plantas vuelvan a florecer más veces a lo largo del año.

Al igual que con las amarilis en maceta, riegue cuando sea necesario. El abono sólo es necesario antes de que la planta ponga su tallo floral durante el periodo de crecimiento. Recorte las hojas y los tallos cuando empiecen a ponerse amarillos y a morir.

Cómo elegir su amarilis

El amarilis tiene muchas variedades que difieren en el color y el tamaño de las flores. Puede elegir la que mejor se adapte a sus necesidades o preferencias. He aquí algunas de nuestras favoritas:

“Cherry Nymph” producirá múltiples floraciones más pequeñas con flores rojas brillantes en dos tallos
“Clown” tiene flores de ocho pulgadas de ancho con pétalos rojos y blancos a rayas
La “Evergreen” tiene un tono verde claro y vibrante que puede añadir una sensación tropical a su hogar
La “Rilona” tiene pétalos sutiles de color naranja albaricoque, un color poco habitual en las amarilis
La “Ferrari Amaryllis” sorprenderá a todo el mundo con sus vibrantes flores rojas de más de 30 cm de ancho.
“Dancing Queen” es una gran variedad para las zonas 8-10, un gran ajuste para la Florida que tiene hermosos pedales de flores grandes a rayas blancas y rojas
Una vez que tenga su bulbo de amarilis y la maceta adecuada para él, coloque la planta en un área bien iluminada que esté entre 65 y 75 grados.

Cuidados óptimos de la amarilis

Una vez que tenga el bulbo de amarilis y la maceta adecuada, coloque la planta en una zona bien iluminada y a una temperatura de entre 65 y 75 grados.

En el exterior, su amarilis puede soportar desde la sombra parcial hasta el pleno sol. Una vez que haya florecido, la planta prefiere algo de sombra para que las flores permanezcan brillantes el mayor tiempo posible. En el interior, es mejor colocar los bulbos en una ventana soleada, siendo ideal la exposición al sur, durante el periodo de crecimiento.

Después de plantar el bulbo por primera vez, riegue con moderación hasta que vea un par de centímetros de crecimiento en la parte superior, y luego riegue con frecuencia. El bulbo de amarilis tendrá todo lo que la planta necesita en cuanto a nutrientes para las primeras flores, pero cuando intente que la planta vuelva a florecer, utilice un fertilizante rico en fósforo para reconstruir las reservas de nutrientes.

Para obtener las mejores flores, gira la maceta cada dos días mientras crece el tallo de la flor. De este modo, el tallo crecerá recto para conseguir las flores más altas. Si el capullo es demasiado pesado, un tutor puede ayudar a mantenerlo erguido. Una vez que la flor empiece a abrirse, mantén la planta alejada de la luz solar directa para prolongar la vida de la flor.

Si le das a tu planta la mejor oportunidad de almacenar nutrientes y energía durante todo el año, tu amarilis seguirá proporcionándote hermosas floraciones.

Posted by Amaral Farms

HI and thanks for visiting my blog. I guess I would say I have always been a gardener at heart. My parents gardened and I helped them from a young age. As an adult I took to the organic movement and began gardening using almost exclusively organic methods. My focus has shifted the last decade to add heirloom gardening to the mix. By no means an expert, I do enjoy it and spend at least a few hours a week dedicated to it. I hope you enjoy and gain some value from my blog.